6 sugerencias para aumentar tu calidad de vida

Resultado de imagen para aumentar tu calidad de vida
La calidad de vida no se mide en el dinero que ingresamos, mucho menos en el que mostramos. Saber lo que nos da bienestar y vivirlo es lo que llamaría estar consciente del término. El segundo paso es conseguir más sin dejar de disfrutar lo alcanzado.

Muchas veces no definimos lo que en realidad nos hace felices. Quizá necesitaremos listarlo antes de salir a buscar el dinero que supuestamente aumentará dicha calidad de vida. Existen muchas áreas de nuestra vida en las que podemos subir dicha calidad, aquí les presento algunas sugerencias que podrían entrar en su lista:
• Los descendientes. Para la gran mayoría de personas con hijos, éstos son el motor de su vida, y su bienestar el combustible que los mueve. Para mí son mi más grande y preciado proyecto. Lograr que estén bien es una eterna motivación. Aunque debo tener en cuenta que lo más importante es el bienestar emocional que logro a través de nuestra relación. No necesito dinero para sentir felicidad, sentirme amado y hacerlos sentir el cariño, aprecio y respeto que les tengo. Por el otro lado, está el dinero que requiero para darles una buena educación profesional y para otros eventos especiales.
• La seguridad. Siendo una de las necesidades más prioritarias de los humanos no deberíamos dejarla de lado. Dinero invertido en ella es aumento directo de nuestra calidad de vida. Veo cómo algunas personas compran lujos que no pueden mantener o que les causa estrés cuidarlos. Abraham Maslow nos entregó su pirámide de las necesidades y deberíamos tomar en cuenta sus jerarquías si queremos satisfacer y alegrar a nuestro órgano gobernante, el cerebro.
• El éxito. Tiene dos partes, lo que sabemos y lo que queremos que sepan. Definitivamente, para muchos es más importante lo que los demás piensan que lo que en verdad sabemos. Hasta llegamos a engañarnos adelantando el futuro financiero. Comprar un bien con dinero prestado para mostrar éxito a otros o creernos que lo tenemos es una de las formas más caras de vivir.
• Vivir lujos. Tener satisfacciones por alcanzar metas fuera de las necesidades básicas es más que necesario. Nuestro cerebro se lanza a correr hormonas de la felicidad (endorfinas) y nos sentimos muy bien. Debemos tomar en cuenta que todo llega a su tiempo... siempre que gastemos por debajo de lo que ingresamos podemos disfrutar sin miedo a destruir nuestro futuro. Le aseguro que con ese dogma construirá un futuro lleno de lujos mayores a los que sueña.
• Las relaciones. Parientes y amigos son esenciales para nuestro centro de las recompensas. Cuando esta esencial parte de nuestro cerebro recibe los estímulos necesarios riega endorfinas por el cuerpo y sentimos felicidad. Las buenas relaciones aumentan nuestra calidad de vida. Como detallo en mi libro Migomismo II es una cuestión de subir nuestra inteligencia interpersonal; manejar conflictos, lograr empatía, ser líder... no es un arte, es una ciencia que obliga a cargarnos de las herramientas necesarias para lograr las relaciones que merecemos.
• El tiempo. Considero que no requiere explicación.
Hay muchas áreas más que debemos tomar en cuenta, no solo las detalladas anteriormente. Subir la calidad de vida puede ser constante. Es difícil mantener nuestro centro de las recompensas activo por mucho tiempo, enviando el comando de liberar hormonas de la felicidad de forma casi ininterrumpida. Si no sentimos esa emoción será difícil que reconozcamos que nuestra calidad de vida ha subido.

Entradas populares de este blog