Pimpinela aparca la “pelea” para catarsis emocional en autobiografía


Resultado de imagen para pimpinela 2017
Tras 35 años ‘peleando’ sobre los escenarios, los hermanos Lucía y Joaquín Galán, alias Pimpinela, han decidido cambiar el micrófono por la pluma y hacer una “catarsis” emocional que desvela una vida pintada por el éxito pero marcada por momentos “críticos” que casi los llevan a disolver el grupo.

“Hubo varios momentos de situaciones críticas entre los dos donde dijimos ‘hasta acá llegamos’, ‘basta’. Pero nadie se enteró y se pudieron solucionar. Mamá funcionó como conciliadora, pero también nosotros con nuestras terapias y deseos de seguir”, cuenta Lucía a Efe antes de presentar en Buenos Aires “Hermanos. La verdadera historia” (Planeta), su primera autobiografía.
Con 25 discos en el mercado y cientos de teatros y estadios conquistados en el mundo -entre ellos el Madison Square Garden de Nueva York-, Pimpinela se lanza a narrar en un libro hechos que hasta ahora no habían visto la luz y que creen pueden ayudar a quienes pasan por situaciones “difíciles” como las que a ellos les tocó vivir.
“Hay mucho más de vida familiar, de cosas personales y de Lucía que ni yo conocía. Cosas mías que ella tampoco sabía. Es un libro honesto y profundo para nosotros. Una especie de catarsis”, asevera la parte masculina del dúo, que publicó su primer disco en 1981 y cuyo éxito llegó a la cumbre con el segundo, con el archiconocido “Olvídame y pega la vuelta”.
En el libro, que también llegará a países como España, cada hermano escribe un capítulo y cuenta su visión de la historia desde que Joaquín y María Engracia -sus progenitores-, decidieron cambiar, en los difíciles mediados del siglo XX, su Asturias natal por Argentina.
El primogénito de los Galán recuerda a su padre como un asturiano “maravilloso, alegre, generoso y simpático” de quien heredaron el amor por la música.
Pero un fatal compañero de viaje se puso en su camino.
“Se crió en un pueblito de Asturias. Cuando dejaban de trabajar con el ganado en el prado y de hacer la siega, el punto de reunión era la cantina y ese era culturalmente el beber, es algo como natural. Él tenía esa enfermedad”, evoca Joaquín (Buenos Aires, 1955).
El placer de beber se transformó en un alcoholismo que fue realmente muy duro. Cuando llegó a Argentina y nacimos nosotros nos encontramos en una situación familiar muy difícil”, añade sobre una adicción que no convirtió a su padre en alguien violento.

Entradas populares de este blog