¿Cómo afecta el calor a nuestro corazón?

Resultado de imagen para calor a nuestro corazón
Cuando los termómetros se disparan, la salud cardiovascular puede verse afectada si no se toman algunas precauciones. La mayoría celebramos la llegada del verano, entre otras razones, porque lo asociamos con el merecido descanso vacacional. Decir “verano” es pensar en la playa, el disfrute, el relax... Y también en cuidarse, ya que a él también suelen ir aparejadas altas temperaturas
ante las que hay que ponerse en guardia. La razón es que pueden afectar a nuestro Corazon. Aunque “las patologías cardiovasculares están principalmente asociadas al frío, también pueden producirse problemas asociados a una exposición al calor excesivo”. De hecho, las principales causas de mortalidad durante las olas de calor se relacionan con las enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y respiratorias.
Grupos más vulnerables al calor
Las altas temperaturas hacen que ciertos grupos de personas sean más propensos a deshidratarse. Por ello, presta mucha atención si tú o los tuyos está entre los siguientes grupos de riesgo:
• Personas de edad avanzada.
• Pacientes con enfermedades preexistentes y con algún factor de riesgo de enfermedad cardiovascular.
• Niños menores de 5 años.
Recomendaciones para proteger nuestro corazón
Aunque los siguientes consejos son válidos para toda la población, resultan en especial recomedables para quienes padezcan alguna patología cardiovascular:
• Evitar cambios bruscos de temperatura.
• Usar ropa adecuada al clima y al nivel de actividad que se vaya a realizar.
• Si es posible, evitar la exposición solar durante las horas centrales del día (entre las 12 pm y las 4 de la tarde).
• La mayor parte del calor corporal se pierde por la cabeza, por lo que es necesario utilizar un gorro que preferiblemente cubra las orejas.
• No consumir alcohol ya que altera la regulación de la temperatura corporal.
• Ingerir líquidos, preferiblemente sin gas, con frecuencia para evitar la deshidratación (siempre tomando en cuenta que no tenga contraindicación para excesos de liquidos)
• Llevar una dieta sana y equilibrada, además de controlar la sal, las grasas y los azúcares. Los excesos alimentarios pueden desembocar en la descompensación de una cardiopatía.
• No hacer desplazamientos largos que obliguen a permanecer sentado durante mucho tiempo. Hacer pausas para caminar y estirar las piernas.
• Si se toman medicamentos, hay que mantenerlos en un lugar fresco y seco, sin exponerlos al sol ni a temperaturas elevadas.
• Muchas personas con insuficiencia cardíaca toman diuréticos para controlar los niveles de líquido del cuerpo. En esos casos se recomienda un ajuste de la toma para que no se elimine en exceso el agua corporal en momentos de calor y humedad.
• Disfrutar del verano al máximo también implica estar pendientes de las situaciones que pueden desembocar en problemas de salud. ¡Cuídate y protégete en los meses calurosos!
Cuando los termómetros se disparan, la salud cardiovascular puede verse afectada si no se toman algunas precauciones. La mayoría celebramos la llegada del verano, entre otras razones, porque lo asociamos con el merecido descanso vacacional. Decir “verano” es pensar en la playa, el disfrute, el relax... Y también en cuidarse, ya que a él también suelen ir aparejadas altas temperaturas ante las que hay que ponerse en guardia. La razón es que pueden afectar a nuestro Corazon. Aunque “las patologías cardiovasculares están principalmente asociadas al frío, también pueden producirse problemas asociados a una exposición al calor excesivo”. De hecho, las principales causas de mortalidad durante las olas de calor se relacionan con las enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y respiratorias. Grupos más vulnerables al calor Las altas temperaturas hacen que ciertos grupos de personas sean más propensos a deshidratarse. Por ello, presta mucha atención si tú o los tuyos está entre los siguientes grupos de riesgo: • Personas de edad avanzada. • Pacientes con enfermedades preexistentes y con algún factor de riesgo de enfermedad cardiovascular. • Niños menores de 5 años. Recomendaciones para proteger nuestro corazón Aunque los siguientes consejos son válidos para toda la población, resultan en especial recomedables para quienes padezcan alguna patología cardiovascular: • Evitar cambios bruscos de temperatura. • Usar ropa adecuada al clima y al nivel de actividad que se vaya a realizar. • Si es posible, evitar la exposición solar durante las horas centrales del día (entre las 12 pm y las 4 de la tarde). • La mayor parte del calor corporal se pierde por la cabeza, por lo que es necesario utilizar un gorro que preferiblemente cubra las orejas. • No consumir alcohol ya que altera la regulación de la temperatura corporal. • Ingerir líquidos, preferiblemente sin gas, con frecuencia para evitar la deshidratación (siempre tomando en cuenta que no tenga contraindicación para excesos de liquidos) • Llevar una dieta sana y equilibrada, además de controlar la sal, las grasas y los azúcares. Los excesos alimentarios pueden desembocar en la descompensación de una cardiopatía. • No hacer desplazamientos largos que obliguen a permanecer sentado durante mucho tiempo. Hacer pausas para caminar y estirar las piernas. • Si se toman medicamentos, hay que mantenerlos en un lugar fresco y seco, sin exponerlos al sol ni a temperaturas elevadas. • Muchas personas con insuficiencia cardíaca toman diuréticos para controlar los niveles de líquido del cuerpo. En esos casos se recomienda un ajuste de la toma para que no se elimine en exceso el agua corporal en momentos de calor y humedad. • Disfrutar del verano al máximo también implica estar pendientes de las situaciones que pueden desembocar en problemas de salud. ¡Cuídate y protégete en los meses calurosos!

Entradas populares de este blog