El accidente en el que murió Paul Walker fue culpa del actor, dice Porshe

Porsche ha culpado a Paul Walker de su propia muerte en uno de sus autos deportivos, al afirmar que el vehículo en el que iba había sido “forzado y alterado”.

“La muerte del actor, y el resto de lesiones o daños afirmados fueron el resultado de su propia culpa comparativa”, según los documentos judiciales presentados por la compañía de autos la semana pasada.
Walker era más conocido por su papel como Brian O’Conner de la popular franquicia “Rápidos y Furiosos”. Su vida se truncó cuando el Porsche en el que viajaba se estrelló el 30 de noviembre de 2013, durante unos pocos días libres de la filmación de la séptima película de la popular serie. Tenía 40 años.
Demanda de su hija
En septiembre, la hija de Walker presentó una demanda contra Porche por muerte injusta, y afirmó que el auto deportivo en el que iba tenía varias fallas de diseño.
Pero Porsche dijo que el auto “había sido forzado y alterado después de que fuera colocado en el flujo comercial de una forma que no fue previsible razonablemente para Porsche Cars North America”.
Además, añadió que Walker era “un usuario informado y sofisticado” que a sabiendas se expuso a los riesgos involucrados en usar el vehículo.
La demanda por muerte injusta, presentada en nombre de la hija de Walker, Meadow Rain de 16 años de edad, busca una compensación no especificada por los defectos que afirma, contribuyeron a la muerte de su padre.
“La conclusión es que el Porsche Carrera GT es un auto peligroso. No pertenece a la calle”, dijo el abogado de Walker, Jeff Milam, en una declaración en aquel momento”. No deberíamos estar sin Paul Walker ni su amigo, Roger Rodas”.
La demanda afirma que “el vehículo carecía de las características encontradas en los autos de carreras bien diseñados o incluso en los autos de calle menos costosos de Porsche, características que podrían haber prevenido el accidente o, como mínimo, podrían haber permitido que Paul Waker sobreviviera al choque”.
La investigación
Una investigación realizada por el departamento del alguacil del condado de Los Ángeles dijo que fue la velocidad lo que mató a la estrella de “Rápidos y Furiosos”.
“Los investigadores determinaron que la causa de la fatal colisión de un solo vehículo fue la velocidad peligrosa para las condiciones de la calle”, dijo el comandante del alguacil del condado de Los Ángeles, Mike Parker, en marzo de 2014.
El vehículo de alto rendimiento iba a una velocidad de “entre 128 km/h y 149 km/h al momento en el que el auto chocó contra un poste de luz y varios árboles”, indicó el informe. El límite de velocidad establecido para la calle del parte de oficinas de Santa Clarita, California, era de 72 km/h.
La conclusión del alguacil no fue ninguna sorpresa, ya que el informe del forense anteriormente calculó que el auto iba a 160 km/h.
Sin embargo, una fuente con conocimiento de la demanda de la familia Walker dice que los investigadores que analizaron los videos de vigilancia creen que el auto en realidad iba más despacio. La demanda, de hecho, afirma que el vehículo viajaba “a aproximadamente 101 a 114 km/h cuando repentinamente perdió el control”.
Los investigadores de la familia creen que el auto iba a una velocidad de entre 64 y 96 km/h al momento del impacto, según la fuente.
Posiblemente para explicar el daño que el auto sufrió en un accidente a una menor velocidad, la demanda dice que las puertas del Porsche usaban “barras de refuerzo en las puertas laterales que carecían de las soldaduras adecuadas y consistía en materiales más débiles que los que se utilizan en los autos populares del mercado masivo… diseñados y construidos para ser operados a velocidades mucho menores que el Carrera GT”.
La investigación del alguacil del año pasado llegó a algunas conclusiones adicionales.
Walker y su amigo, Roger Rodas, de 38 años, no tenían alcohol o drogas en su sangre. Ambos hombres llevaban puestos los cinturones de seguridad. Las bolsas de aire se abrieron como debería haber ocurrido cuando el auto chocó contra un poste de luz y varios árboles, dijeron los investigadores.
No hubo ninguna falla mecánica que ocasionara que el Porsche se saliera de la calle ancha. Los investigadores encontraron que “no había condiciones pre existentes que habrían ocasionado esta colisión”, dijo el informe. Se consultó a expertos de Porche y Michelin.
Walker y Rodas, socios de un equipo de carreras, salieron de un evento benéfico en una tienda de autos de la que los hombres eran copropietarios para dar una vuelta por un parque de oficinas en la comunidad de Valencia en Santa Clarita, más o menos a 48 km al norte de Hollywood. El accidente ocurrió a unos cuantos cientos de metros de distancia.
Una autopsia reveló “un poco de hollín” en la tráquea de Walker, lo que sugiere que su vida terminó antes de que el humo y el fuego envolvieran el auto.
El cuerpo del actor había sufrido serias quemaduras “y se encontraba en una posición pugilística. Se había fracturado su muñeca derecha y su brazo izquierdo”, según el informe. Rodas también fue encontrado en una posición “pugilística”, o defensiva.
Walker sufrió facturas en su mandíbula izquierda, en su clavícula, pelvis, costillas y columna vertebral, según el informe.
Rodas “murió rápidamente a causa de un severo traumatismo en la cabeza, el cuello y el pecho”, indicó el informe.
La muerte de Walker ocurrió durante un descanso por Acción de Gracias de la filmación de “Rápidos y Furiosos 7”. La película fue completada usando escenas que ya habían sido filmadas por Walker y escenas que los hermanos de Walker filmaron como dobles.

Entradas populares de este blog