Peligra continuidad de Chilote al frente de Águilas Cibaeñas

Resultado de imagen para winston llenas
 Hace un año, Winston Llenas llegó como bombero para apagar un fuego a gran escala en la directiva de las Águilas cuyo humo salía con presión de las oficinas e intoxicaba hasta los resultados en el terreno. Pero esta segunda etapa como árbitro entre fieras podría ser efímera y hasta amenaza con dejarle rasguños.

El pasado viernes, la asamblea ordinaria del equipo no solo inició con un prolongado retraso por falta de acuerdos, sino que Llenas tuvo que posponerla por un mes luego de casi tres horas de deliberaciones por diferencias entre grupos que se disputan el control del equipo, él incluido en uno. La extraordinaria, donde se haría la elección, ni siquiera pudo comenzarse.
El equipo reportó que el tiempo se había agotado para continuar con los trabajos “porque accionistas viven fuera (de Santiago)”, y tenían que retirarse. Pero una fuente cercana al equipo contactada por DL reveló que la misma fue abortada luego de que Llenas conociera a último momento la existencia de una plancha para sustituirlo en la presidencia y en la que él no figuraba con cargo alguno.
La ausencia de siete accionistas que no enviaron el poder de representación permitió el tecnicismo para suspender el acto.
“Chilote se salvó por un segundo, quizás por menos”, dijo la fuente. “Hasta ahí llegó la vida del Chilote en las Águilas, que está de ñapa. ¿En qué compañía del mundo se ha visto que los presidentes ad-vitam tienen voz y voto?”.
Un grupo que asegura reunir el 68% de las acciones del equipo, entre los que figuran Quilvio Hernández, Fabio Augusto Rojas y Juan “Juanchy” Sánchez Peralta, se habría reunido en 22 ocasiones durante dos meses con Llenas para acordar la modificación de los estatutos y, entre otras cosas, normalizar traspasos de acciones, pero no pudieron llegar a un acuerdo y esa diferencias abortaron un conclave que suele pasar inadvertido para el fanático y los medios.
Sánchez, encargado de la comercialización del equipo, habría advertido a Llenas que si la asamblea no se materializaba su puesto como presidente peligraba. DL no pudo contactar al “Chilote”.
Para encontrar explicación a las diferencias hay que remontarse casi seis décadas.
En una asamblea de 1961, con Juan Sánchez Correa y Conrado González a la cabeza, se acordó pasar como nombre comercial de Águilas Cibaeñas Inc., a Águilas Cibaeñas CxA. Allí, el club aprobó unos estatutos que incluyeron a 49 accionistas, cada uno con 20 acciones con el fin de que el equipo no sea propiedad de una persona o familia.
Estas 980 acciones no se podían vender sin la aprobación de la junta directiva, aunque en la práctica se habrían producidos traspasos sin la aprobación del consejo, pero sin valor para fines de votos. Para modificar los estatutos que legalizaran esas ventas tendría que haber un congreso con el 80% de las acciones y esa misma proporción de los accionistas.
Pero DL supo que en 2008 se produjo una modificación estatuaria para que José Augusto Vega Imbert vendiera 27 de sus 54 acciones a Llenas.
El grupo que asegura tener el 68% del cuerpo del equipo habría invertido recientemente poco más de RD$150 millones en la compra de acciones y tendría como objetivo que sean puestas a sus nombres en una asamblea ordinaria. NPerez@diariolibre.com
El mayor entre los aguiluchos
Llenas es la persona viva más vinculada al éxito en el terreno del equipo, estando envuelto en 19 de las 20 coronas que ha logrado la novena, dentro de las líneas de cal, desde el dugout y las oficinas. Exitoso jugador y dirigente, en 1997, Leonardo Matos Berrido lo designó como presidente en medio de una crisis entre accionistas y allí permaneció por 16 años hasta 2013. Allí también hacía las funciones de gerente hasta que la nueva directiva nombró a Stanley Javier en la campaña 2013. Su lugar fue ocupado por Quilvio Hernández, quien permaneció en el cargo hasta junio de 2016, una gestión que tampoco estuvo ajena a la lucha entre accionistas por el control del club. Llenas fue elegido de forma unánime y de cara a su reelección no parecía tener obstáculo. A su llegada en 2016 las Águilas ya tenían firmados a Manny Acta como vicepresidente de operaciones y Ramón Peña estaba bajo contrato como gerente general. Las cuyayas, que no clasificaron en la campaña 2015-2016, remontaron en el primer curso bajo la dirección Llenas-Acta y llegaron a la serie final que perdieron ante los Tigres del Licey.

Entradas populares de este blog